Rafael Calvo Ortega: “La sencillez y la simplificación de las normas jurídicas favorecen la participación de los trabajadores”

Una persona vinculada a la sociedad laboral desde sus inicios, desde su etapa de ministro en los primeros gobiernos democráticos de la UCD, cuando se constituyeron los primeros modelos de sociedades laborales todavía huérfanos de legislación, procesos de compra de las empresas por los trabajadores de los que Calvo Ortega fue protagonista.

Del mismo modo, impulsó normativas tendentes a permitir los citados procesos de reconversión. Además, con el paso de los años y de su paso por la política, ya más centrado en su cátedra de Derecho Financiero y Tributario, Rafael Calvo Ortega llegó a ser presidente de FUNDIBES, la Fundación Iberoamericana de la Economía Social, desde cuyas actividades también ha defendido siempre el modelo de la sociedad laboral. Tras su presentación del libro Sociedades Laborales en el acto de reconocimiento que organizó CONFESAL en Madrid debido a los 35 años de empresas laborales, hablamos con él para nuestra revista de la situación del sector.

Revista Sociedades Laborales: Como se refleja en su libro Sociedades Laborales, la creación de estas empresas se remonta al año 1979 cuando ejercía como Ministro de Trabajo. Háblenos de los inicios, los porqués del nacimiento de esta fórmula jurídica, ¿por qué entendieron que era necesaria?

Rafael Calvo Ortega: En 1979, y a través de una Orden Ministerial de 12 de enero del mismo año, se produjo la creación de las Sociedades Laborales. Hay que tener en cuenta que la Constitución de 1978 había dispuesto en su artículo 129.2 que “Los poderes públicos promoverán eficazmente las diversas formas de participación en la empresa (…)”.

Las Sociedades Laborales son una de las formas de participación en la empresa a partir del hecho básico de que la mayor parte del capital social pertenece a los trabajadores, así como de la limitación del capital que puede tener un trabajador y de la transmisión de los títulos limitada al círculo de los propios trabajadores.

En un momento muy delicado como fueron los años 1979 y siguientes, y bajo la influencia negativa que tuvieron las sucesivas crisis petrolíferas de la década de los años setenta, las Sociedades Laborales jugaron un papel como forma de mantenimiento de empresas y de creación de otras nuevas. Su creación o ampliación era, además, rápida y permitía el encaje de liderazgos empresariales siempre necesarios.

En resumen, recogían aspectos esenciales permanentes (participación de los trabajadores), permitían la recepción y formación de liderazgos y la transmisión del capital sin mayores dificultades.

R. S. L. Con una larga trayectoria, las sociedades laborales han demostrado ser un modelo empresarial de éxito, ¿cuáles cree que han sido las claves?

R. C. O. : La participación de los trabajadores en la empresa es un factor positivo. A partir de aquí hay un aumento de productividad que fortalece la empresa. El liderazgo empresarial se hace también más eficaz y, en general, la dirección es más efectiva.

R.S.L.: En su libro Sociedades Laborales señala aquellos aspectos que deben modificarse para que este tipo de empresas se adapten a los nuevos tiempos, ¿cuáles considera que son imprescindibles para seguir avanzando?

R. C. O.: Debe de mejorarse la asociación (todos los aspectos asociativos). Deben fortalecerse los mecanismos de obtención de crédito (soy un defensor de las sociedades de garantía recíproca con el fortalecimiento de los socios protectores)  así como la relación con prestamistas de proximidad (cooperativas de crédito, banca ética, etc.). Todo ello sin perjuicio de utilizar las formas de ayuda pública que ofrece el ordenamiento. Las Sociedades Laborales permiten un retorno (impuestos y Seguridad Social) solvente que compensa las ayudas que reciben. Este retorno legitima para la reclamación de ayudas.

R. S. L.: El sector está impulsando la reforma de ley de las sociedades laborales con el objetivo de adecuar el marco normativo de las laborales a las actuales condiciones del mercado. ¿Entiende que dicha reforma es imprescindible?

R. C. O.: Creo que son reformas muy convenientes. La sencillez y la simplificación de las normas jurídicas favorecen la participación de los trabajadores.

R.S.L.: Ligadas a las empresas laborales existen federaciones como FEANSAL con más de 25 años de trayectoria para representarlas, defenderlas y apoyarlas, en nuestro caso a nivel andaluz. ¿Qué destacaría del papel de organizaciones como FEANSAL para el desarrollo de las sociedades laborales?

R. C. O.: He reiterado en diversas ocasiones que el asociacionismo de las Sociedades Laborales es fundamental para su progreso. El intercambio de experiencias y de soluciones es básico, y lo mismo la interlocución con los poderes públicos desde la unidad e institucionalización.

R. S. L.: Según su experiencia, ¿hacia dónde cree que deberían dirigirse las sociedades laborales? ¿Qué estrategias de futuro deberían marcarse?

R. C. O. : Deben de fortalecer la formación de sus trabajadores, su participación en la empresa y mejorar el acceso al crédito. Todo ello aumentaría su productividad en beneficio de la empresa y de todos y cada uno de los trabajadores.

email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>