Cepes-A califica como positivo aunque insuficiente y de mala calidad el descenso en el desempleo

Los datos publicados por los servicios públicos de empleo determinan que el paro a nivel del estado ha vuelto a bajar en el mes de diciembre, encadenando cinco meses consecutivos de bajadas. Además, los afiliados a la Seguridad Social experimentan un crecimiento en el número de cotizantes.

Evidentemente son datos positivos y alentadores, aunque éstos no deben de hacer olvidar que aun 4,5 millones de personas siguen registradas como desempleadas y que todavía no se ha logrado igualar el número de cotizantes a la Seguridad Social con el que se inició la legislatura.

Por otra parte, el empleo creado adolece de la calidad y estabilidad que debiera tener. Se trata en su gran mayoría de contrataciones precarias y temporales tal como lo pone de manifiesto, por ejemplo, el hecho de que poco más de un 8 por ciento de los contratos tengan carácter indefinido.

Otros dos elementos significativos a tener en cuenta son el hecho de que el colectivo de demandantes sin empleo anterior se incrementa y que por sexo, los hombres superaron ampliamente a las mujeres en cuanto a la reducción experimentada. Esto pone de manifiesto otras dos carencias del mercado laboral actual: la incapacidad de asimilar a la juventud que busca su primer trabajo y la desigualdad.

Andalucía, por segundo mes consecutivo, vuelve en términos absolutos a encabezar el decrecimiento por comunidades. No obstante, las personas inscritas en los servicios de empleo siguen superando el millón, además las contrataciones revisten la misma mala calidad que la expuesta anteriormente para el resto del país.

En resumidas cuentas, con los datos publicados hoy, se cierra el ejercicio con una clara mejora tanto en los registros de empleo como en la afiliación a la Seguridad Social. Hecho positivo nada despreciable pero incapaz de certificar un cambio radical de trayectoria para un mercado de trabajo aun muy lejos de alcanzar la cotas de empleo y calidad anteriores a la crisis.

Por todo lo anterior, desde la Economía Social andaluza se aboga, por un lado, por incrementar las medidas sociales que palien las situaciones personales y familiares de aquellas personas que queriendo trabajar continúan sin poderlo hacer y, por otro, por alcanzar un gran acuerdo político, económico y social que actúe como acicate en la creación de empleo digno. El trabajo suficiente, estable y de calidad debe ser el eje consensuado sobre el que pivote un nuevo modelo productivo sostenible y responsable socialmente.

email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>