CEPES-A, en la Jornada Mundial por el Trabajo Decente, comparte y apoya los objetivos de justicia social y empleo decente

Según la Organización Internacional del Trabajo, trabajo decente es aquel que colma las aspiraciones de las personas durante su vida laboral. Significa contar con oportunidades de un trabajo que sea productivo y que produzca un ingreso digno, seguridad en el lugar de trabajo y protección social para las familias, mejores perspectivas de desarrollo personal e integración a la sociedad, libertad para que la gente exprese sus opiniones, organización y participación en las decisiones que afectan a sus vidas, e igualdad de oportunidad y trato.

Un año más, el 7 de Octubre, se celebra la Jornada Mundial por el Trabajo Decente, convocada por los sindicatos mayoritarios UGT y CCOO junto a Confederación Sindical Internacional (CSI) –organización que agrupa a nivel internacional a cerca de 200 millones de trabajadores –. Con ella se pretende la puesta en valor y la reivindicación del trabajo decente.

En una época como la que estamos viviendo donde las personas desempleadas se cuentan por millones, donde los derechos laborales se han visto recortados, donde las prestaciones sociales son cada vez menores y donde las políticas de estímulo económico brillan por su ausencia, cobra especial valor la reivindicación del trabajo decente. Máxime, cuando las políticas seguidas hasta hora, con resultados tan nefastos en materia social y laboral, solo presentan visos de continuidad, tal como se demuestra por los presupuestos estatales recientemente presentados. Con ellos se está dando continuidad a unas políticas presupuestarias que tal vez hayan mejorado algunos parámetros macroeconómicos, pero que en poco o en nada han repercutido en la mayoría de las pequeñas y medianas empresas ni en la ciudadanía.

La Economía Social, en sus orígenes, nace como contraposición al modelo capitalista que surge tras la revolución industrial y a sus consecuencias sociales y laborales. Así, a través de aquellas primigenias cooperativas los trabajadores aunaron su capital humano para constituir empresas que les permitieran un trabajo decente. Muy cercanos a estos planteamientos y, a la constitución de aquellas primeras empresas de trabajo cooperativo, estuvieron los sindicatos.

Hoy más nunca la creación de empresas sustentada en una base de capital humano, formación, creatividad e innovación, apegada al desarrollo local con fines últimos de carácter social y regida por principios democráticos se constituyen en instrumentos económicos y sociales de gran calado para generar riqueza y empleos decentes, resultado de la actividad productiva y distributiva, por un lado, y de la iniciativa social, por otro.

Esta cercanía, en cuanto a los planteamientos de búsqueda del trabajo decente, ha permanecido a lo largo de éstos dos últimos siglos. Por ello, CEPES Andalucía, como organización que agrupa al conjunto de la economía social andaluza, en sus distintas formulaciones constitutivas de hacer empresa socialmente responsable, se siente participé de los objetivos establecidos para esta Jornada que reivindica el empleo decente y una mayor justicia social para todos. Objetivos que solo serán posible con otras políticas que no cercenen los derechos sociales y que sí estimulen la actividad económica sostenible y la inversión productiva y real.

 

email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>