Pymes, redes sociales y sentido común

En un mundo hiper-conectado en el que las redes ayudan a organizar revoluciones sociales, hundir la reputación de marcas asentadas o encumbrar a la categoría de ídolo de masas a cualquier músico con un cuenta de Youtube, el debate sobre si las pymes deben tener presencia en los medios sociales ya está más que superado.

Especialmente porque no son las marcas las que deciden tener presencia en las redes sociales. Son los propios usuarios, compartiendo contenidos y experiencias, los que las ubican ahí. Y si tu empresa no está de forma activa, no tendrás ningún control de su reputación.

Según un reciente estudio sobre hábitos de consumo, el 71% de los encuestados reconoce que le influyen los comentarios en redes sociales sobre productos y servicios a la hora de su adquisición. Si tenemos en cuenta que en España los usuarios de redes sociales las visitan, al menos, una vez al día es más que evidente su potencial como canal de comunicación —y de ventas— para cualquier empresa.

Sin embargo, es cierto que se trata de un ámbito que resulta bastante intimidante, especialmente para las pymes. Habitualmente se pone de excusa la imposibilidad de evaluar el retorno de la inversión realizada en redes sociales (el temido ROI) para convertir la gestión de los perfiles corporativos en una carga adicional que suele recaer en el último eslabón de la cadena empresarial.

Y el hecho de que pulule por ahí un auténtico ejército de profesionales de nuevo cuño (community managers, social media planners y demás denominaciones propias de un menú de comida rápida) prometiendo poco más o menos que todo lo que toque tu empresa se convertirá en oro, tampoco ayuda a entender su verdadero alcance.

Lo cierto es que cada vez hay más pymes con blogs corporativos y presencia en las redes sociales pero por lo general no cuenta ni con un presupuesto propio, ni una hoja de ruta más o menos definida ¡Ni nadie espera resultados concretos!

Porque aunque la mayoría de las empresas entiende la relevancia de las redes sociales, casi la mitad de sus directivos reconoce que no tienen una estrategia definida. Y esto es lo que, en un lenguaje técnico propio de Silicon Valley, se suele llamar “correr como pollo sin cabeza”.

Es imprescindible entender las redes sociales —y la comunicación corporativa en general— como una oportunidad para generar negocio. Desde este enfoque, hay que tratarla como un canal más de ventas (aceptando, eso sí, sus particulares reglas de juego).

Y para eso, la mejor herramienta es la elaboración de un Plan de Medios Sociales para tu empresa. Te ayudará a plantear objetivos realistas fácilmente medibles y establecer un presupuesto adecuado a tu dimensión y posibilidades.

Pero sobre todo servirá para evitar gestionar las redes sociales con un planteamiento centrado en el “día a día”, publicando contenidos poco relevantes para tus clientes potenciales y sin un rumbo claro.

Evidentemente, el sentido común debe ser el principal motor de la transformación. Hay que darle a las cosas su justa dimensión: ni se trata de una moderna gallina de los huevos de oro, ni debes “liarte la manta a la cabeza” y apostar todo tu negocio al social commerce.

Tendrás que plantearte si tu empresa necesita contar con un profesional en plantilla, contratar los servicios de un freelance —lo que viene siendo un profesional autónomo de toda la vida, pero con la tarjeta de visita más chula—, o darle la formación adecuada a parte de tu empresa.

Disponer de una estrategia para la comunicación online de tu empresa, independientemente de su dimensión, te permitirá sacarle partido a tu blog corporativo —si es que lo necesitas— y mejorar el posicionamiento de tu página web en los resultados de unos buscadores (en España estamos hablando de Google básicamente) cada día más centrados en la relevancia social.

Pero también te ayudará conocer de primera mano lo que de verdad piensan tus clientes de tu empresa, sin filtros. Es un canal extraordinario para dar soporte técnico, estudiar tu competencia y detectar oportunidades de negocio.

Tan solo hace falta salir a la calle y echar un vistazo alrededor. Todos esos que que ves, con la mirada perdida en la pantalla del móvil no están ahí realmente. Están atrapados en la red y hay que buscar el camino para llegar a ellos.

Al naturalizar la gestión de las redes sociales dentro de los procesos de tu empresa podrás exigir resultados que cumplan objetivos realistas. Plasmar por escrito qué, cómo y por qué se está en los medios sociales convertirá una costumbre molesta que devora tu tiempo en un activo real.

José Luis Uclés,

Responsable de contenidos en Geekia,

empresa asociada a Feansal

@jlucles

email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>